Archivo de la etiqueta: Responsabilidad

Transformación. Acabar con la falta de responsabilidad

En nuestro país vivimos en una especie de recreo permanente, en una infantilización de la sociedad tal como lo explica Javier Marías en su controvertida entrevista en “La Vanguardia”.   En la variedad de temas que trata Marías, podremos estar más o menos de acuerdo con su visión, pero lo que es cierto es que sus agudas reflexiones no deja indiferente a nadie.

Marías considera que la infantilización nuestra sociedad ha ido a más: la ausencia de responsabilidad por parte de todo el mundo ante cualquier cosa, ya que, la gente reclama su libertad de moverse, hacer, decir, iniciar negocios, irse a sitios peligrosos y en el momento en que les sucede algo, dicen: que el estado me lo arregle. Es decir, todos nosotros.

Un visión que comparto al 100 x 100 con él. Los ejemplos con los que ilustra su argumentación y los que podemos observar nosotros mismos son evidentes: el caso del Alakrana, una especie de crónica de piratas y corsarios en el Océano Indico, por el que nos tuvimos que hacer responsables todos de que estuvieron allí en una aventura empresarial; o los cientos de miles de inversores en Fórum Filatélico y  Afinsa  que, de forma privada, invirtieron sus “dineros” con la promesa de obtener un tipo de interés  muy superior al del mercado (interesante el foro de Ciao de la época) y que tras la quiebra pidieron responsabilidad patrimonial al Estado, es decir, a todos nosotros; o los miles y miles de personas que asumieron hipotecas al 110-120 % sobre el valor de una vivienda durante la burbuja inmobiliaria -¿cuántos aprovecharon la hipoteca para comprarse un 4×4 de alta gama?- y que, ahora con la crisis, con la pérdida de valor de la vivienda, algunos pretenden que “alguien” se haga cargo de sus excesos al no poder asumir sus deudas.

La lista es extensa: bancos, empresarios, emprendedores, autónomos que, con unas reglas del juego bien definidas –mercado, regulación, fiscalidad, etc- no quiere decir que justas, asumieron sus riesgos y ahora pretenden que todos asumamos sus pérdidas.

La melodía es cansina: los beneficios para mí, las pérdidas de todos. Como dice Marías, piden que les saquen las castañas del fuego, de modo impertinente, nadie agradece nada.  Porque jugamos a ser mayores de edad hasta que hay algún problema.

Estamos viviendo una gran crisis, no se tiene claro como salir de ella, tenemos una economía sumergida importante 23% del PIB según los propios técnicos del Ministerio de Economía y Hacienda o 16-20% según el Ministro de Trabajo, el gobierno, la oposición y los agentes sociales pasan de puntilla sobre el tema, será porque podría estar aliviando tensiones sociales en una época en la cual el desempleo es de más del doble de la Unión Europea, aunque, según la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, hoy hay millón y medio de trabajadores “fantasmas” sin tributar impuestos o cotizar a la Seguridad Social. Mientras tanto, todas las medidas que se están barajando recaen sobre los trabajadores de la economía declarada.

Salir de la crisis conllevará importantes cambios en la estructura de nuestra economía, un retorno a la austeridad –no somos tan ricos como nos querían hacer creer y muchos se lo habían creído- y una gran transformación: madurar y ser más responsables de nuestros actos tanto a nivel individual como a nivel colectivo. Queda mucho camino por recorrer.