Archivo de la etiqueta: Spotify

En la Red la información y los contenidos no son gratis

En la mayoría de los discursos sobre el acceso a la información y los contenidos digitales de La Red se consideran que la mayoría de éstos les salen gratis a los usuarios, sea porque éstos se ofrecen gratuitamente o porque se distribuyen de forma no autorizada por sus propietarios, es decir, la denominada “piratería”.

A la pregunta: ¿Realmente a los usuarios les sale gratis el acceso a la información y los contenidos? La respuesta es: NO.

Para empezar, acceder a la Red no es gratis porque los usuarios están asumiendo una serie de costes elevados como:

  • Las cuotas de comunicación,: ADSL, Cable, banda ancha móvil, pagos por acceso a través de los Wi-Fi hotspots, etc.

  • Las inversiones y gastos en dispositivos: Ordenadores personales, software, impresoras, smartphones, lectores de eBooks, cartuchos de tinta,  unidades de almacenamientos auxiliares –CDs, DVDs, pen drives, discos auxiliares-.

  • Las suscripciones a servicios de pago: TV de pago, iTunes, etcétera.

Un geek bien equipado puede estar dedicando entre 200-700€ al mes en el acceso a la información y contenidos si extrapolamos los datos del estudio de Gizmodo. Es decir, nos encontramos con personas que pueden llegar a gastar más en bits que en calorías, en consumir información que en alimentación.

Sin olvidar el coste de “tiempo dedicado”, como unidad económica, para buscar y acceder a la información y los contenidos y, en el caso de los prosumidores, en elaborarlos y subirlos a la Red.

Para continuar,  los ciudadanos están dedicando cada vez más recursos económicos para consumir productos de la Industria Cultural -cultura y ocio-  y es una realidad que está recogida en los anuarios de estadísticas culturales del propio Ministerio de Cultura.

Si observamos la evolución del gasto medio en cultura por hogar, según el anuario del 2009, podemos observar que desde el año 2000 al 2007, ha seguido un crecimiento constante:

Año Gasto medio (€)
2000 232
2001 251
2002 251
2003 268
2004 298
2005 327
2006 352
2007 372

¿Qué incluye dicho gasto?: el consumo de libros; publicaciones periódicas; cine; teatro; museos; equipos de sonidos, TV, imagen fotografía, video; tratamiento de la información e Internet; los soportes para el registro de imagen, sonido y datos; y otros bienes y datos. En el desagregado del gasto podemos observar que hay dos tendencias. Por un lado un crecimiento del gasto en asistencia a espectáculos –cine, teatro, otros- y en equipos y accesorios audiovisuales de tratamiento de la información y, por otro lado, una disminución en publicaciones periódicas y libros.

Es cierto que el coste de la unidad básica de información, el bit, para el usuario puede parecer que tiende a cero, si aplicamos escenarios teóricos pero, en la practica, la realidad es otra. Por ejemplo, si tomamos el caso de un servicio de escucha de canciones vía streaming como Spotify, en su versión Premium con un catálogo de millones de grabaciones, con una cuota de 10€ mes con la posibilidad de almacenar 3.333 canciones en el modo sin conexión, y tomamos como referente que una persona escucha,  por media, unas 20 canciones al día -600 canciones al mes- observamos con una simulación que:

Hace 15 años 10€ = 2/3 CD = 8 canciones = 1,25€ por canción.

Hoy con una media de 1 hora/día dedicada a escuchar música 10€ = 600 canciones = 0,016€ por canción.

A partir de aquí los escenarios son teóricos y no responden a la realidad ni capacidad media de audición de una persona:

Escucha lista 5,5 horas/día 10€ = 3.333 canciones = 0,003€ por canción

Escucha potencial 24 horas/día 10€ = 14.400 canciones = 0,0007€ . Es una cantidad marginal pero que no es igual a cero y no tiende a cero.

Pero, si a la cuota de Spotify le añadimos una estimación del 30% de los costes mensuales de conexión + amortización equipamiento informático estamos hablando de una media de (10+20€) mes y, en el escenario de 600 grabaciones/mes , el coste por canción seria de unos 0,05€ por canción. Para el que se la descarga gratuitamente –pirata- o la escucha en un servicio gratuito subvencionado con publicidad,  su coste seria de unos 0,03€.

Obviamente, algunos buscan diferenciar entre el pago por acceso a la información y el pago por la propia información, pero, para la mayoría de los mortales, no existe esta distinción: si compro un periódico estoy pagando por  el acceso a una información en papel, si pago una cuota de acceso a Internet estoy pagando por acceder a la información en la Red.

La información y los contenidos no son gratis, han descendido los costes de acceso que se han desplazados de un gasto en un soporte físico tipo CD, en el caso de la música, a los gastos de infraestructuras que tiene que asumir el usuario. También la oferta y la demanda ha cambiado y, hoy, una persona puede escuchar 600 piezas de música o canciones por 30€ al mes, hace 15 años tendría que haber pagado 750€. Pero no es una tendencia exclusiva de la música, los precios de muchos productos y servicios han descendido al incrementarse la oferta y descender los costes de producción.

Otra cuestión es como los autores o creadores de información y contenidos cubren los altos costes de la producción primera unidad en un mundo digital donde las siguientes unidades tienen un coste marginal muy bajo y. También, los modelos de negocios que tendrán que desarrollar para que les permitan cubrir los costes de la primera copia de un producto  junto con la parte proporcional de costes generales y los beneficios empresariales.

¿Qué opinas al respecto?