Archivo de la etiqueta: Tercer Mundo

Zara, Apple, Nike y otros. Los negreros del siglo XXI

Nuestro consumo de muchos productos está centrado en las ofertas de las marcas, desde las exclusivas hasta las de low-cost. El modelo de negocio de la mayoría de ellas se basa en la gestión directa del marketing, el diseño y la logística de distribución y comercialización. Mientras que la producción está deslocalizada en los llamados países emergentes, recurriendo a una mano de obra muy barata, en bastantes casos con jornadas de trabajo extenuantes, pagos irregulares de salarios, falta de seguridad e higiene en el lugar de trabajo. No es nada nuevo, periódicamente nos vamos enterando de situaciones donde las personas trabajan en condiciones análogas a la esclavitud.

Hoy el Ministerio de Trabajo del Brasil está investigando a Zara y unos cuantos de sus proveedores por utilizar mano de obra esclava en su cadena de producción. El caso no es exclusivo de Zara, casi todo el sector del textil, está salpicado de denuncias sobre las condiciones laborales de sus trabajadores.

Desde hace tiempo Apple es noticia por las condiciones leoninas de los trabajadores en las fábricas de China de productos como el iPad o el iPhone, con salarios mensuales de unos 140 euros por 48 horas semanales de trabajo, obligados a realizar múltiples horas extraordinarias y, además, con sistemas de “motivación” donde la humillación pública por errores al realizar las tareas está a la orden del día  o el hacinamiento en dormitorios múltiples al estar obligados a vivir en la misma fábrica.  El caso tampoco no es exclusivo de Apple, afecta a las grandes tecnológicas como Dell, HP, Nintendo, Sony o Microsoft entre otras, que mantienen la fabricación de sus productos en el país asiático.

Hace un par de años,  salto la denuncia contra Nike por la explotación infantil en sus fábricas en países como Indonesia.  tampoco fue un caso exclusivo de Nike, la mayoría de las grandes marcas de referencia del sector estaban involucradas en mayor o menor medida.

Cuando se hacen públicas las denuncias, en general, las empresas reaccionan siguiendo un guión estándar: escandalizarse, culpar a sus contratas locales de malas prácticas y obligarles, mediante un procedimiento de “buenas prácticas”, al cumplimiento estricto de las leyes laborales locales. Lo hizo Nike en su momento, lo hizo Apple y ahora lo está haciendo el grupo Inditex al que pertenece Zara. Es la doble moral, mientras no suenan las alarmas, todas estas grandes marcas miran hacia otro lado porque los márgenes son sustanciosos y exigen a las empresas locales unos plazos y unos costes difíciles de soportar que conllevan que éstas, en países con legislaciones laborales muy laxas, impongan condiciones draconianas de trabajo.  La realidad es que únicamente de lo pagamos por algunos de estos productos manufacturados,  de media, el 1% se dedica a pagar a los trabajadores.

Es la cara oculta de nuestro consumo desmesurado. Es tomar conciencia de que detrás de mi iPhone, de mi MacBook Pro con el que estoy escribiendo esta entrada, de mí camiseta, mis deportivas o el mueble de IKEA, hay grandes beneficios para las empresas que comercializan dichos productos y miles de historias de esclavitud o pseudoesclavitud para que disfrutemos de dichos productos.

 

mHealth: la tecnología móvil, una oportunidad para la salud

mhealthLa tecnología móvil es una oportunidad para el incremento de la salud en todo el mundo y, sobre todo, para los países del tercer mundo (en vías de desarrollos según la denominación actual). Las Naciones Unidas y la Fundación de Vodafone están trabajando en un proyecto donde se recogen más de 50 iniciativas para la utilización de la tecnología móvil en aplicaciones de salud en 26 países, entre ellos, la India con 11 iniciativas o Sudáfrica y Uganda con seis cada uno de ellos (Véase Informe: mHealth for Development: The Opportunity of Mobile Technology for Healthcare in the Developing World)

Es un proyecto que intenta aprovechar las oportunidades que ofrecen las tecnologías para la movilidad para mejorar la salud en los países más pobres. Es un hecho que en el conjunto de estos países, en términos cuantitativos, existen más de 2.200 millones de teléfonos móviles y 350 millones de ordenadores personales, pero únicamente 11 millones de camas hospitalarias. Para Terry Kramer, de la Fundación de Vodafone, esta situación es una oportunidad para aprovechar esta tecnología para cubrir y promocionar la salud en diferentes ámbitos, desde recoger y registrar información sobre los pacientes hasta la formación de los profesionales rurales, pasando por la personalización de cómo los pacientes reciben tratamientos médicos.

Este proyecto se engloba en la iniciativa de la Mobile Health (mHealth) Alliance en la que ONGs, la UN World Health Organization, el MIT, el Earth Institute y empresas tecnológicas como Cisco, Google, Microsoft, Nokia y Qualcomm identifican la necesidad de potenciar la colaboración intersectorial y pan-regional para impulsar la salud en el tercer mundo.

Entre las iniciativas: Facilitar al personal sanitario la recogida de datos sobre el terreno con sus móviles; en el Estado de Amazonas en Brasil, poder registrar en sus teléfonos  móviles el seguimiento de la epidemia dengue transmitida por los mosquitos; en Sudáfrica, el SIMPill, una caja de medicamentos con una tarjeta SIM que informa a los médicos de cada toma de medicamentos realizada por sus pacientes en un tratamiento contra la tuberculosis; o, entre otras, en Méjico, disponer de una línea directa, denominada MedicalHome, para que los pacientes puedan responder a un cuestionario vía SMS.

Son proyectos que, en nuestra opinión, sin ser la panacea, pueden conllevar más de un resultado. Por una parte, sirven para intentar paliar y suplir con tecnología las deficiencias de recursos sanitarios en los países del tercer mundo porque no son caras, existe una importante base instalada, son fáciles de poner en marcha y pueden cubrir amplias zonas rurales que necesitan, de forma desesperada, un acceso a la medicina en unos entornos donde los profesionales están concentrados en las regiones urbanizadas, Y, por otro lado, sirven para experimentar usos y prácticas de las tecnologías, en este caso, móviles, en el sector de la salud, usos y prácticas que también pueden cubrir deficiencias en la asistencia sanitaria en los países desarrollados añadiendo valor a la oferta del sector industrial tecnológico.

2008. Día mundial de la lucha contra la SIDA

Hace 20 años la OMS declaró este primero de Diciembre como Día Mundial del Sida. Con motivo del Día Mundial contra el Sida 2008, el secretario general de Naciones Unidas pide a los Gobiernos continuar con los esfuerzos en la lucha contra el VIH. Ban Ki-Moon ha recordado que “el Sida aún está entre las diez primeras causas de muerte en el mundo, y es el mayor asesino de África”.

España es uno de los países europeos más golpeados por el Sida, y aunque desde 1996 la cifra de casos notificados ha caído un 80%, el peligro sigue siendo muy alto: cada año se detectan entre 2.500 y 3.500 nuevas infecciones, y unas 1.500 personas mueren por la enfermedad. Hoy por hoy, entre 120.000 y 150.000 personas viven en España con el VIH y un 30 por ciento de ellas no lo saben, según las estimaciones facilitadas por Cruz Roja Española. Para Cruz Roja, es de lamentar que la aceptación social de los enfermos de Sida no evolucione como los últimos avances médicos contra la enfermedad. “Sigue existiendo discriminación hacia las personas afectadas”, afirma esta organización.

Descarga PDF Día Mundial del Sida

123