Archivo de la etiqueta: Wikipedia

La Enciclopedia Británica, símbolo del fin de una era

La noticia de que la Enciclopedia Británica ya no se imprimirá más después de 244 años, es simplemente un recordatorio del signo de los tiempos en los que vivimos. Es, en cierta manera, una especie del símbolo del fin de una era en la forma de transmisión y producción del conocimiento, no tanto por la irrupción del formato digital como soporte de la información y el conocimiento en detrimento del papel, sino por la forma en la producción y difusión del conocimiento.

La Encyclopædia Britannica publicada por primera vez por Colin Macfarquhar y Andrew Bell, Archibald Constable, entre otros; L’Encyclopédie de Diderot y D’Alembert; y otras iniciativas producto de la ilustración europea durante el siglo XVIII (el Siglo de las Luces), representó una revolución sin parangón al establecer un compendio de conocimientos científicos, artísticos y técnicos que permitió crear un “corpus” de la sabiduría erudita puesta la servicio de la sociedad y, al mismo tiempo, poner un signo glorioso a los valores modernos de los pensadores de la Ilustración que combatían la ignorancia, la superstición y la tiranía, y que buscaban construir un mundo mejor. El enciclopedismo fue, en cierta medida, un soporte intelectual que abrió las sociedades a la Modernidad y a las revoluciones sociales, culturales, políticas y económicas que marcaron los siglos XIX y XX.

Con este pequeño apunte histórico, nos atreveríamos a afirmar que a finales del siglo XX, con Internet, se inició una nueva revolución en la producción y difusión del conocimiento y, sobre todo, el cuestionamiento del rol de los expertos cualificados que actuaban como celosos burócratas de un conocimiento oficial acotado y atrapado en los volúmenes de las enciclopedias, las cuales se actualizaban periódicamente de acuerdo con los intereses de las empresas que las editaban y publicaban. Internet nos abrió la posibilidad del acceso a un caudal de información y conocimiento, así como a una producción colectiva de dicho conocimiento nunca imaginado por la humanidad. El ejemplo más significativo es la Wikipedia, la enciclopedia online que actualizan permanentemente cientos de miles de anónimos editores.

Todavía, algunas personas, podrán considerar que no es comparable la calidad del trabajo de un grupo de “expertos” cualificados con el resultado que se pueda obtener de una producción colectiva sin ninguna acreditación de conocimientos previos. Sin embargo, las diferencias cualitativas no son tan grandes  si consideramos el estudio publicado, en diciembre de 2005, por el semanario científico británico Nature en el que se comparaba la calidad de la Enciclopedia Británica con respecto a la enciclopedia online Wikipedia. Para ello, el seminario entregó 42 artículos sobre diversos temas de ambas enciclopedias a expertos independientes para que pronunciasen sobre el rigor de estas informaciones sin conocer la fuente original, y éstos llegaron a conclusiones que en su momento sorprendió a más de uno:  “solamente han sido detectados ocho errores graves, como equívocos en conceptos importantes; cuatro en cada enciclopedia“, señaló la publicación científica. “Pero los verificadores también han hallado numerosos errores factuales, omisiones o declaraciones engañosas: 162 en Wikipedia y 123 en la Británica“.  En sus conclusiones, Nature afirmaba que la ventaja de Británica con respecto a la Wikipedia “podría no ser grande” en cuestiones científicas, lo que resultó “sorprendente” teniendo en cuenta la forma en que es redactada la obra en Internet.

Hoy nos queda la versión digital de la Enciclopedia Británica con algo más 120 mil artículos en inglés, no es lo mismo, el negocio de la editorial está centrado en otros productos. Sin embargo,  hoy la Wikipedia, es la enciclopedia gratuita de nuestro planeta con más de 21 millones de artículos en más de 270 idiomas, de ellos casi 3,9 millones de artículos en lengua inglesa.

La Wikipedia, reúne artículos de asombroso saber y erudición junto con otros muchos artículos cortos o esbozos que precisan ser ampliados, asimismo nos podemos encontrar con muchos errores y algún que otro artículo malintencionado. Es cierto, no existen supervisores profesionales, sin embargo, la enciclopedia online está en constante revisión y mejora continua gracias a una multitud de “profesionales” y “aficionados”, todos ellos voluntarios, que la alimentan y la mantienen corrigiendo los errores de forma altruista. Es como si un enorme y creciente ejercito de guardianes se comportarse como un ejercito inmunitario, siempre vigilante y dispuesto a responder a cualquier amenaza para el organismo.

Hoy, en el siglo XXI, podríamos afirmar que la Red es el soporte intelectual que está permitiendo desarrollar la inteligencia colectiva-colaborativa. Algo que será decisivo para las grandes transformaciones sociales, culturales, políticas y económicas que se van a producir en los próximos años y que, por el momento, únicamente empezamos a intuir. El fin de la impresión en papel de la Enciclopedia Británica, no deja de ser una manifestación más del fin de una era y de una forma de entender el conocimiento, tanto en la producción como en el acceso.

Wikipedia. 10 años de conocimiento colaborativo

En enero de 2001, Jimbo Wales y Larry Sanger, los promotores de la enciclopedia Nupedia, un modelo de enciclopedia basada en la aportación de académicos que ofreciesen contenidos de forma voluntaria y gratuita, después de comprobar el poco éxito de su proyecto original, decidieron utilizar los wikis y cambiar de enfoque como base para el proyecto de la enciclopedia Wikipedia.

Hoy, despues de 10 años, la enciclopedia Wikipedia es un fenómeno extendido a nivel mundial, se puede considerar la enciclopedia del planeta por su volumen, la versión inglesa con más de 3,5 millones de artículos o la española con cerca de 700 mil, sin contar con versiones en lenguas como el Esperanto o el Latín y con cientos de millones de usuarios que acceden mensualmente. Un dato, comparativo la versión online de la Enciclopedia Británica, la enciclopedia de referencia, no llega a los 200 mil artículos, la versión 2010 en papel con 65 mil artículos tiene un coste de 1.349 dólares.

Si en el siglo XVIII con la Enciclopedia de Diderot y d’Alambert, se consiguió establecer un compendio de conocimientos científicos, artísticos y técnicos que permitió establecer un “corpus” de la sabiduría erudita puesta la servicio de la sociedad y, al mismo tiempo, derribaba los ídolos que la razón desaprobaba y ponía un signo glorioso a los valores modernos, en el siglo XXI, surgió Wikipedia, probablemente el mayor esfuerzo de colaboración en la generación y recompilación del conocimiento que se ha producido hasta ahora.

Algunas personas podrán considerar que no es comparable la calidad del trabajo de un grupo de “expertos” cualificados con el resultado que se pueda obtener de una producción colectiva sin ninguna acreditación de conocimientos previos. Pues bien, en diciembre de 2005, el semanario científico británico Nature entregó 42 artículos sobre diversos temas de la Enciclopedia Británica y la enciclopedia Wikipedia a expertos independientes para que pronunciasen sobre el rigor de estas informaciones sin saber de dónde provenían, y éstos llegaron a conclusiones que sorprendió a más de uno: “solamente han sido detectados ocho errores graves, como equívocos en conceptos importantes; cuatro en cada enciclopedia”, señaló la publicación científica. Asimismo sobre los errores, el diagnóstico  fue sorprendente: “los verificadores también han hallado numerosos errores factuales, omisiones o declaraciones engañosas: 162 en la Wikipedia y 123 en la Británica”.  En sus conclusiones, Nature afirmó que la ventaja de Británica con respecto a la Wikipedia “podría no ser grande” en cuestiones científicas, lo que resulta “sorprendente” teniendo en cuenta la forma en que se redacta la obra en Internet. Sin embargo, criticaba la forma en que están elaborados los artículos, sin ser sometidos a un comité de relectura, y por la importancia excesiva que concede a algunas teorías polémicas.

Es cierto, que en la Wikipedia, junto con artículos de asombroso saber y erudición, hay muchos artículos cortos o esbozos que precisan ser ampliados, también nos podemos encontrar con muchos errores y algún que otro artículo malintencionado, pero para muchos usuarios tiene un alto grado de fiabilidad, posiblemente tanto como una enciclopedia con el “pedigrí” de la Enciclopedia Británica elaborada con redactores expertos y remunerados. El fenómeno de la Wikipedia puede asimilarse a un tejido conectivo con una participación colectiva que, con la Red, es posible materializar y hacer operativa la idea de identidad y, sobre todo, de inteligencia colectiva.

Wikipedia muestra una notable resistencia al vandalismo y a las batallas ideológicas. Son mucho los ojos que vigilan las entradas populares. Un estudio efectuado por IBM en el 2007, The Hidden Order of Wikipedia , reveló que el tiempo de reparación medio para un daño en las entradas importantes, como “Islám” es inferior a cuatro minutos. No existe un supervisor profesional, simplemente es la conducta que surge de la multitud de voluntarios profesionales-aficionados. Es como si su enorme y creciente ejercito de guardianes fuera un ejercito inmunitario, siempre vigilante y dispuesto a responder a cualquier amenaza para el organismo.

La enciclopedia también se ha dotado de herramientas para su autoprotección, como Wikipedia Scanner, una herramienta de seguimiento que permite saber quién y cuándo se editan las entradas. Sorprendentemente, descubrieron que ciertos organismos oficiales e instituciones, como la CIA, editaban entradas de la Wikipedia con intenciones que podrían calificarse de nada inocentes.

Wikipedia en el 2007 se utilizó como un estudio de caso de la escuela de negocios de Harvard, Andrew McAfee en la propuesta del caso se plantean una serie de cuestiones, que a nuestro entender son claves. Y que se resume en los siguientes puntos:

  • ¿Por qué un proyecto planteado formalmente como la Nupedia, buscando la colaboración de expertos, no tuvo la capacidad de convocatoria que tuvo Wikipedia en sus inicios cuando se planteó como espacio abierto a todos?
  • ¿Por qué la Wikipedia, donde acuden miles de personas y cualquiera puede  editar y modificar los artículos, consigue un buen nivel de calidad si lo comparamos con las enciclopedias profesionales?
  • ¿Cómo se asignan los derechos de decisión?
  • ¿Qué ventajas aportan las visiones de los inclusionistas contra los deletionistas? Es uno de los debates sobre las características de Wikipedia. Los “inclusionistas” defienden la idea de que la enciclopedia, al no ser una obra en papel, no tiene porque estar limitada el número de entradas. Mientras que los “deletionistas”, consideran que la Wikipedia no debe ser un cajón de sastre y debería mantener un espíritu enciclopédico y, por tanto, la posibilidad de eliminar entradas sería un instrumento para mantener la calidad del conjunto del trabajo.
  • ¿Si Wikipedia ha generado una estructura de poder muy centralizada que controla y gestiona una legión de trabajadores (una especie de  “bolcheviquismo soviético post revolucionario” según McAfee)?
  • ¿Si la comunidad de Wikipedia practica el derecho de diferenciarse de las opiniones y los juicios de las materias sujeto de los expertos?
  • ¿Si el modelo de la Wikipedia se está siguiendo correctamente y cual debería ser?

En fin, diez años no es mucho tiempo para establecer un compendio del conocimiento, ni lo serán 100 años, pero, hoy por hoy, es el proyecto más serio y estructurado de la (re)construcción del conocimiento.

Prosumidor. ¿Cuáles son sus motivaciones?

online-gamesUna de las preguntas que nos planteamos es sobre las motivaciones de los prosumidores –esos usuarios que han asumido un doble rol en la red, consumen contenidos pero al mismo tiempo aportan o crean nuevos contenidos- para participar activamente en los medios sociales –Web 2.0- .

¿Qué es lo que les motiva a dedicar tiempo a la Wikipedia, escribir en blogs –descartando a los profesionales-, colaborar en el desarrollo de software libre o compartir enlaces en Delicious o Digg, entre otras actividades?

De acuerdo con una entrada de Kayser-Bril, publicada en OWNI.fr, a primera vista y según estudios como los realizados el Instituto Tecnológico de Georgia en el 2005 – Why Do People Write for Wikipedia? Incentives to Contribute to Open-Content Publishing– o los realizados  por investigadores Universidad de las Naciones Unidas Wikipedia Survey – First Results, 9 de abril de 2009-  la pertenencia a una comunidad, la reputación, el reconocimiento, etc, pueden ser gratificaciones que se consideran muchos más satisfactorias que las monetarias. El caso de Google Knol –la “Wikipedia de Google”, creada a finales 2007,  que paga con una parte de los ingresos de la publicidad –AdSense- a los autores, está demostrando que la motivación monetaria, por el momento, tiene poco éxito de acuerdo con el análisis de Schonfeld en TechCrunch.

Pero además de las gratificaciones aludidas, parece ser que existe otro factor que incita a los prosumidores a contribuir: el juego en su sentido más amplio. Una gratificación lúdica inmediata que se obtiene por el placer de jugar y la excitación de la competición en la comunidad. Es la tesis que defiende el investigador chileno José Pablo Zagal de la Universidad DePaul de Chicago.  Para Zagal, en el seno de la comunidad de Wikipedia, algunos prosumidores contribuyen motivados por el amor al conocimiento, pero existen grupos muy competitivos, en el momento que se produce un acontecimiento, éstos deben ser los primeros en escribir sobre el tema, igual que ocurre en los blogs con las primicias. El usuario exhibe su capacidad y rapidez, en el sentido de mostrar su valor a los demás. O el caso de los usuarios que mantienen actualizadas permanentemente, con los últimos detalles, entradas de grupos musicales y otros. Según Zagal, un típico comportamiento “harcore game”.

La verdad es que podemos observar, de forma empírica, ese componente competitivo para estar en la “pole” de las actividades en los medios sociales: “amigos” en Facebook o Tuinti, followers en Twitter o número de tweets constante, karma en Menéame, ranking en la blogoesfera,… etc, etc, etc… Pues eso, un claro componente lúdico.

12