Transformación. Acabar con la falta de responsabilidad

En nuestro país vivimos en una especie de recreo permanente, en una infantilización de la sociedad tal como lo explica Javier Marías en su controvertida entrevista en “La Vanguardia”.   En la variedad de temas que trata Marías, podremos estar más o menos de acuerdo con su visión, pero lo que es cierto es que sus agudas reflexiones no deja indiferente a nadie.

Marías considera que la infantilización nuestra sociedad ha ido a más: la ausencia de responsabilidad por parte de todo el mundo ante cualquier cosa, ya que, la gente reclama su libertad de moverse, hacer, decir, iniciar negocios, irse a sitios peligrosos y en el momento en que les sucede algo, dicen: que el estado me lo arregle. Es decir, todos nosotros.

Un visión que comparto al 100 x 100 con él. Los ejemplos con los que ilustra su argumentación y los que podemos observar nosotros mismos son evidentes: el caso del Alakrana, una especie de crónica de piratas y corsarios en el Océano Indico, por el que nos tuvimos que hacer responsables todos de que estuvieron allí en una aventura empresarial; o los cientos de miles de inversores en Fórum Filatélico y  Afinsa  que, de forma privada, invirtieron sus “dineros” con la promesa de obtener un tipo de interés  muy superior al del mercado (interesante el foro de Ciao de la época) y que tras la quiebra pidieron responsabilidad patrimonial al Estado, es decir, a todos nosotros; o los miles y miles de personas que asumieron hipotecas al 110-120 % sobre el valor de una vivienda durante la burbuja inmobiliaria -¿cuántos aprovecharon la hipoteca para comprarse un 4×4 de alta gama?- y que, ahora con la crisis, con la pérdida de valor de la vivienda, algunos pretenden que “alguien” se haga cargo de sus excesos al no poder asumir sus deudas.

La lista es extensa: bancos, empresarios, emprendedores, autónomos que, con unas reglas del juego bien definidas –mercado, regulación, fiscalidad, etc- no quiere decir que justas, asumieron sus riesgos y ahora pretenden que todos asumamos sus pérdidas.

La melodía es cansina: los beneficios para mí, las pérdidas de todos. Como dice Marías, piden que les saquen las castañas del fuego, de modo impertinente, nadie agradece nada.  Porque jugamos a ser mayores de edad hasta que hay algún problema.

Estamos viviendo una gran crisis, no se tiene claro como salir de ella, tenemos una economía sumergida importante 23% del PIB según los propios técnicos del Ministerio de Economía y Hacienda o 16-20% según el Ministro de Trabajo, el gobierno, la oposición y los agentes sociales pasan de puntilla sobre el tema, será porque podría estar aliviando tensiones sociales en una época en la cual el desempleo es de más del doble de la Unión Europea, aunque, según la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, hoy hay millón y medio de trabajadores “fantasmas” sin tributar impuestos o cotizar a la Seguridad Social. Mientras tanto, todas las medidas que se están barajando recaen sobre los trabajadores de la economía declarada.

Salir de la crisis conllevará importantes cambios en la estructura de nuestra economía, un retorno a la austeridad –no somos tan ricos como nos querían hacer creer y muchos se lo habían creído- y una gran transformación: madurar y ser más responsables de nuestros actos tanto a nivel individual como a nivel colectivo. Queda mucho camino por recorrer.

10 pensamientos en “Transformación. Acabar con la falta de responsabilidad

  1. José Miguel Bolívar

    Comparto plenamente tu opinión. Creo sin embargo que es justo reconocer que el sistema no es inocente. Comenzando por el sistema educativo, que está diseñado para producir inmadurez crónica, porque favorece la obediencia y la aceptación. La madurez significa pensamiento autónomo, sentido crítico y opinión propia, algo que casa mal con la subsistencia de las estructuras económicas y políticas dominantes.

    Responder
    1. JLP Autor

      Pues sí José Miguel, el sistema no es inocente, pero al mismo tiempo, el sistema somos todos nosotros. Fallan muchas estructuras: como tú bien dices, un sistema educativo que en vez de enseñar a pensar sigue focalizado en la obediencia y la aceptación, unas estructuras políticas que, aún estando en democracia, aplican la máxima a sus militantes y cargos electos la máxima de “quien se mueva no sale en la foto” y así podríamos darles un repaso a casi todo. Es cierto, La madurez significa pensamiento autónomo, sentido crítico y opinión propia. Hoy por hoy, unas aptitudes tan escasa como el agua en los desiertos.

      Responder
  2. Pedro

    Luego, ¿el Estado está esento de toda responsabilidad?, ¿porqué le pagamos los ciudadanos para que nos provea de mecanismos y organismos para controlar a los sinvergÜenzas?, ¿para que queremos tener organismos de Consumo, CNMV, etc?, si cada uno de nosotros individualmente tiene que ser responsable, ¡que viva la Pepa! Papa Estado a recaudar y nada más

    Responder
    1. JLP Autor

      Pedro, nadie está diciendo que el Estado está exento de sus responsabilidades. Lo que se dice es que hay personas que se meten en aventuras nada claras y cuando le vienen mal dadas su responsabilidad la trasladan al Estado que en términos de dinero significa a todos los que pagamos religiosamente nuestros impuestos.
      Saludos

      Responder
  3. Pedro

    Bueno; respeto cualquier opinion, pero si te refieres al caso forum filatelico,por ejemplo, no creo que sea una aventura nada clara, pues, de todos es sabido que llevaba 30 años funcionando, patrocinando un equipo de Baloncesto de 1º división, FIRMAS EN SU LIBRO DE HONOR DE INNUMERABLES POLITICOS,y sin dejarnos llevar por los comentarios poco respetuosos de los politicos, los inversores QUE NO SE NOS OLVIDE, en su mayoría, eran pequeños ahorradores,no especuladores de bolsa. Invirtieron sus ahorros a plazo FIJO. Por ejemplo, ING da un mejor interés que otros bancos, ¿sería justo decir que la gente que deposita sus ahorros en INg lo hacen en asuntos poco claros?. No estamos hablando de especuladores, avariciosos, si no de personas desprotegidas. ¿porqué el Estado tuvo que pagar por lo del aceite de Colza?, por esa regla de tres, cada uno es responsable y quien compró el aceite en un mercadillo, que su hubiera buscado la vida y no hubiera pagado el Estado. perdón por la charla.

    Responder
    1. JLP Autor

      Pedro, cuando el mercado financiero te ofrecía una media del 2-3% por tus ahorros y una entidad te ofrece el 10% en base a unos supuestos de una posible revalorización de sus productos –en este caso sellos-, por muy pequeño ahorrador que seas, asumes unos riesgos a título personal. No es comparable con el caso de la colza, donde el Estado falló en sus medidas de vigilancia fitosanitarias, aunque también hay responsabilidad individual de los consumidores por comprar productos fuera del circuito comercial regulado. Puedes ir al bingo o al casino y dejarte toda la pasta, puedes comprar supuestos crecepelos o viagra por Internet porque es mucho más económico y acabar con problemas de salud, son decisiones personales y, por tanto, la responsabilidad es de cada uno. Gracias por tu comentario.

      Responder
      1. Otro Pedro

        JLP, Estas equivocado, cuando los bancos te ofrecian hasta u 4%, a mi me lo ofrecieron, y Afinsa me ofrecio un 5,5%, yo me asesore en el banco donde yo tenia la cuenta sobre la solvencia de Afinsa, y alli me dijeron que era una empresa que llevava muchos años funcionando, que estava avalada por ministros como Elena Salgado, Michavila, por el mismo Rey don JuanCarlos, o sea que era tan fiable como el propio banco, entonces y en igualdad de conciones de seguridad, me decidi por el que me daba u punto medio mas, creo que eso lo hace cualquier persona sin necesidad de que sea tonta, cuando vas al mercado y te ofrecen dos productos iguales en calidad, te decides por el mas barato. Esta ha sido mi esperiencia por lo tanto disiento de lo que tu dices.

        Responder
        1. JLP Autor

          Otro Pedro, el caso de Forum Filatélico y Afinsa fue un ejemplo más que puse para focalizar en el tema de las responsabilidades individuales. Lamento sinceramente que miles de pequeños ahorradores fuesen estafados por personajes sin escrúpulos. Pero hay una principio básico en nuestro sistema económico: invertir es asumir riesgos personales y, por tanto, requiere informarse y no fiarse de asesores que te puedan decir que la inversión está supuestamente “avalada” por el Rey o por el Papa. Si realmente estaba avalada por dichas personas las responsabilidades a quién avala y a sus patrimonios personales no al Estado que somos todos los que aportamos nuestras contribuciones.

          Con la ley en la mano, Forum y Afinsa eran entidades no financieras y, por lo tanto, no estaban sometidas al control del Banco de España, CNMV o Dirección General de Seguros. Es decir entidades que no ofrecían garantías de solvencia. En un momento determinado, un familiar me solicitó asesoramiento para invertir en los “sellos” con la “promesa”, no la garantía, de una rentabilidad entre el 8 y el 10% y yo le recomendé no meterse en esa aventura porque una promesa no era una garantía y el porcentaje que le ofrecían era muy superior al interés mínimo garantizado por la Dirección General de Seguros, en aquella época, creo recordar no llegaba al 3%.

          Hace unas pocas semanas Nueva Rumasa estaba ofreciendo una emisión de pagarés a particulares con el “compromiso” de una rentabilidad del 10% con una inversión mínima del 50.000€, una emisión que según el artículo 38 del Real Decreto 1310/2005, de 4 de noviembre, que regula la admisión a negociación de valores en mercados secundarios oficiales, no es exigible un folleto (aprobación CNMV) cuando la emisión está dirigida a inversores cualificados o a inversores que compren valores cuyo valor nominal unitario sea de, al menos, 50.000 euros. Os pregunto: Si Nueva Rumasa quiebra, ¿tendremos todos (el Estado) que cubrir las perdidas de los inversores que fueron a buscar el 10%?… Mi respuesta es NO.

          Muchas gracias por tu comentario y un cordial saludo

          Responder
  4. pedro

    Has dado en el clavo. Dices ” cuando el mercado financiero te ofrecía una media del 2-3% por tus ahorros y una entidad te ofrece el 10%”. Efectivamente una Entidad que captaba ahorro de los ciudadanos y daba un interés por encima de lo normal, es un “Chiringüito Financiero” que debe de controlar la CNMV. No es que lo diga Yo, lo dice El Defensor del Pueblo, máxime si lleva 30 años captando ahorro de los ciudadanos ante la pasividad del Estado. Acabemos también con la falta de responsabilidad de los Políticos para que gestionen bien el dinero de nuestros impuestos en vez de echarnos la culpa entre nosotros. Gracias por permitirme expresarme y por contestarme, doy por acabados mis comentarios. Un saludo

    Responder
  5. B. Ventura

    El problema es estructural y muy poco conocido. Tan poco como la jugada del Poder tras la II Guerra Mundial, particularmente en Europa (ver: “Soberanos e Intervenidos” de Joan E. Garcés) y particularmente en España en la llamada Transición, diseñada esta en los conciliábulos de ese Poder del que hablaba, oculto en una trama corporatocrática principalmente norteamericana, aunque no solo.

    Si hablamos de España, podríamos empezar por el hecho de que fueran La CIA y el SECED quienes se encargaran de asestar un auténtico golpe de estado en el PSOE (congreso de Suresnes) para poner en su cúpula al grupo de Felipe González (ver: “La CIA en España” de Alfredo Grimaldos cap. 9 , así como el libro anteriormente mencionado). La Transición la gestionarían los más avisados del régimen franquista. Mientras, gracias al dinero que desde el Poder y a través de Billy Brandt nutría las arcas y la propaganda de PSOE se cumplía con el objetivo de desplazar a la izquierda incómoda: el Partido Comunista, mucho más nutrido de miembros y de experiencia de lucha. Y, así, se creaba un bipartidismo ya bien implantado en Europa con el objetivo de crear “apatía política” (sic. de documentos desclasificados en Washington que aparecen en el primer libro mencionado).

    Ante la Mentira (sí, con mayúscula) de la situación política en la que nos encontramos, corrupta sin paliativos, los frutos no pueden se otros que corrupción y falta de responsabilidad desde las cúpulas hasta las bases de una sociedad desorientada, políticamente ignorante y que anota inconscientemente los mecanismos de triunfo.

    Ni que decir tiene que la educación está decididamente destinada a crear individuos que no puedan hacer competencia a quienes ocupan la cúpula del Poder. Y no solo en las aulas, también en e llamado “entretenimiento”.

    Si alguien aún piensa que con su voto elige a sus representantes políticos, ha de saber que aquellos a quienes vota son puestos en ese lugar por los partidos políticos creados desde las alturas plutocráticas “globales”, y que son dirigidos controlados desde allí. Desde esas alturas se crean las crisis, las guerras, el tráfico de drogas, etc., sin responsabilidad más que ante sí mismos. Y mientras, nosotros, desinformados, cumplimos el papel de niños ingenuos para el que se nos viene preparando. Hemos de despertar, y ya.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *