Transformación. Reforma laboral o mejora de la productividad

En España, uno de los elementos considerado como fundamental para superar la crisis es la mejora de la productividad del país.

En general, se diagnostica que desde mediados de los años ochenta el crecimiento de la productividad total de los factores de la economía española se ha ido desacelerando. Entre los motivos, el principal,  es por la falta de aprovechamiento de la mejora del capital humano –capacitación y conocimiento- y de las Tecnologías de la Comunicación y la Información de los últimos años.  Obviamente, existen otros motivos colaterales que se podrían achacar a una cultura empresarial más bien raquítica o a determinados aspectos regulatorios y políticas de subvenciones en algunos sectores que no han ayudado consolidar una economía más dinámica e eficiente.

En estos momentos, la negociación de la reforma laboral se está planteando exclusivamente en términos de  reducción de los costes del capital humano -vinculando explicitamente el incremento de productividad- pero sin afrontar los dos aspectos fundamentales para una economía del siglo XXI en nuestro entorno: incrementar el capital tecnológico y su uso eficiente por las empresas y el empoderamiento del capital humano -educación y formación permanente-.

Es un hecho que al tejido empresarial español, salvo excepciones, les trae al pairo el empoderamiento del capital humano – sólo el 18% de las empresas utilizaron los fondos de formación de sus empleados el año pasado mediante la deducción de las cuotas a la Seguridad Social– y muchas otras no invierten lo que deberían invertir en capital tecnológico y lo único que desean es mano de obra barata.

Sin negar que la reforma laboral es necesaria, entendiéndola como simplificación de las modalidades de contratación, facilidades de adaptación de plantillas a las necesidades de producción o prestación de servicios de determinados sectores, optimización de costes laborales, etc.. lo importante y lo urgente es que  está tiene que ir acompañada de reformas para el empoderamiento del capital humano y el incremento del capital tecnológico, aspecto que implica que el sector empresarial tenga que asumir importantes compromisos.

La reforma laboral, tal como se está planteando, nos abocará a una economía intensiva en mano de obra con salarios cada vez más devaluados con el único objetivo político de reducir unos cuantos puntos la tasa del paro.

No hace falta recurrir a las series estadísticas para observar que los países con mayor productividad y aportación de valor añadido suelen tener salarios más altos. Mientras que en España, con bajos salarios, las empresas tienden a invertir menos en mejoras de sus capitales humanos y tecnológicos.

El reto está planteado: o economía del conocimiento acorde al siglo XXI o economía de ingenio azucarero del siglo XVIII.

8 pensamientos en “Transformación. Reforma laboral o mejora de la productividad

  1. Javier

    Si estoy en un error… me corrijes.
    Si se abarata el despido – habría que discutir hasta dónde – los empresarios podrían hacer más contratos fijos. Ahora al ser tan caro el despido, los empresarios son reticentes a hacer fijos y abusan de los contratos temporales.
    Siempre que el listón del abaratamiento sea lógico y consensuado, yo creo que es lo correcto.

    Un saludo

    Responder
    1. JoseLopezPonce Autor

      Javier,

      En una economía dinámica innovadora donde se pone el énfasis en el capital tecnológico y en el empoderamiento del capital humano, el coste del despido podría ser marginal… en una economía, como la nuestra, basada en la mano de obra, contra más barata mejor, como mínimo que los empresarios se lo piensen dos veces antes de despedir a alguien. Obviamente hay excepciones.

      Sinceramente, en estos momentos, dudo que rebajar el coste del despido va a provocar un alud de contrataciones de fijos. Mientras la mayoría de los empresarios pongan únicamente el foco en reducción de los gastos en capital humano, no se van a resolver los problemas estructurales.
      Saludos

      Responder
  2. Josegll

    Buen curro. Me interesa sobre todo lo que comentas acerca del capital humano. Parece que la reforma laboral consista sólo en abaratar el despido, es decir, flexibilizar el mercado como dicen ellos. Nadie incide en las necesidades de cualificación de los trabajadores y en lo que ello puede suponer para la competitividad empresarial y para la calidad del empleo. Anualmente las empresas dejan de utilizar decenas de millones de euros que tienen a su disposición para bonificarse los costes de la formación que realicen sus trabajadores. Y luego las organizacines patronales piden reducir las cotizaciones sociales. No se entiende. Este año tiene que renegociarse el acuerdo de formación continua entre empresarios, sindicatos y gobierno. Creo que se debería hablar más de ello: la formación es un derecho de los trabajadores y una oportundidad para las empresas.

    Responder
    1. JoseLopezPonce Autor

      José, cierto, la formación es un derecho y una oportunidad para las empresas. Yo iría más lejos: es una “obligación” para ambos.
      Un saludo

      Responder
  3. José Miguel Bolívar

    Poco más que añadir. Comparto plenamente lo que comentas. Los salarios Europeos son superiores a los nuestros, se trabaja un número considerablemente menor de horas y, a pesar de todo ello, su productividad es mayor. Parece claro que los modelos basados en mano de obra barata no tienen sentido, pero parece que todavía hay quien no lo tiene claro. De todos modos, soy optimista de cara al futuro.

    Responder
    1. JoseLopezPonce Autor

      José Miguel… yo también soy optimista de cara al futuro, aunque costará superar el bache, un bache que es una oportunidad para corregir el rumbo de la nave… espero que los capitanes y timoneles tomen una decisión correcta, es lo que esperamos los marinos y grumetes 🙂
      Gracias por la visita

      Responder
  4. jesús soberón

    Sólo se puede decir más alto. Sus reivindicaciones retratan a nuestros empresarios del mismo modo que las de nuestros sindicatos nos retratan como trabajadores. Empresarios obsesionados con los costes laborales. Trabajadores que matarían por ser funcionarios. Como comenta José Miguel Bolivar la clave está en mejorar la productividad. Pero es mucho más sencillo e inmediato rebajar salarios y preservar privilegios.

    Responder
  5. Pingback: La innovación y las TICs van de la mano – ElProsumidor.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *